ACUPUNTURA

De las diferentes técnicas utilizadas por la Medicina China, la acupuntura es la más conocida en Occidente para el tratamiento del dolor. La acupuntura restaura y mantiene la salud por medio de la inserción de finas agujas en Puntos de Acupuntura.

Durante la primera consulta, el Médico Acupuntor intenta determinar la patología que presenta el paciente.

Una vez identificado el/los problemas del paciente, el Médico Acupuntor selecciona los Puntos apropiados y el método de tratamiento. Las agujas son, muy finas y su longitud depende de la zona que donde se va a tratar y del efecto que se busque. Son de un solo uso. Lo normal es que, una vez introducida la aguja en la piel, se la manipule con diversas maniobras según el efecto que sea necesario conseguir. El paciente nota un ligero pinchazo y, a continuación, una sensación (calambre, hormigueo).

La aguja puede ser retirada o mantenerse durante unos 20 minutos, dependiendo del efecto buscado. En algunos casos, puede ser necesario aplicar un ligero estímulo eléctrico a algunas agujas, para potenciar su efecto, apareciendo una sensación de vibración u hormigueo. Es una poderosa ayuda para aliviar el dolor, y muy efectiva para tratar una amplia variedad de enfermedades.

En los cuadros agudos el tratamiento con Acupuntura produce un rápido efecto, pero en las enfermedades crónicas, requieren uno o más ciclos de tratamiento, que incluyen entre siete a diez sesiones cada uno, realizadas una o más veces a la semana, según la severidad de la enfermedad, para solucionar la patología.

El tratamiento se centrará en calmar el dolor de forma completa u óptima según la condición. Buscaremos la mejoría en la tolerancia al dolor, la recuperación de la movilidad y la gestión de los factores emocionales que se pueden agravar o derivar del propio dolor. También mejoraremos el tono vital y la capacidad funcional para la realización de las tareas cotidianas.

Las lesiones deportivas constituyen una causa muy común del dolor ortopédico. Implican músculos, tendones, huesos y articulaciones. Este tipo de lesiones responden muy bien al tratamiento con acupuntura.

En CLIMER, estamos especializados en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades de músculos y huesos, aunque también tratamos otras patologías, consulte con nosotros si quiere tratarse con Acupuntura en cualquiera de estas patologías:

Dolor de cuello y espalda (Lumbalgia, ciática, cervicalgia).

Eepicondilitis.

Capsulitis en el hombro, dolor en el hombro. Síndrome cervicobraquial, Síndrome del túnel de carpo.

Cefaleas, migrañas, neuralgia del trigémino.

Problemas de la articulación de la mandíbula.

Parálisis facial (en estadios recientes).

Vértigo, síndrome de meniere.

Estrés y ansiedad.

Dolor en la rodilla.

Inflamación del tendón de Aquiles.

Metatarsalgia.

Fascitis plantar.

Fibromialgia,

Enfermedad crónica con dolor.