En una rodilla sana, el cartílago y el líquido que lubrica su articulación protegen y actúan como amortiguador de los huesos, de modo que es fácil moverla y doblarla.
 
En un rodilla con Artrosis:
 
El tejido que cubre y protege los extremos de los huesos en las articulaciones (cartílago) se deteriora gradualmente.
 
El líquido que amortigua y lubrica las articulaciones (líquido sinovial) se descompone, perdiendo su capacidad de absorber los golpes.
 
Los huesos pueden comenzar a rozarse entre sí, causando dolor, rigidez y pérdida de movimiento en su rodilla.
 
La Artrosis de Rodilla puede llegar a afectar su calidad de vida, dificultando las actividades diarias más simples.
 
De forma general podemos clasificar la artrosis de rodilla en leve, moderada y grave.
 
En una Rodilla Sana, la superficie del cartílago es lisa, y está protegida por el líquido articular, lo que permite la libertad de movimiento sin dolor.
 
Artrosis de Rodilla Leve: la superficie del cartílago de la articulación de la rodilla comienza a desgastarse. Puede sentir síntomas que , generalmente, son leves, incluyendo dolor ocasional a causa del ejercicio y rigidez matutina de breve duración.
 
Artrosis de Rodilla Moderada: El cartílago articular sigue desgastándose y el líquido artícular empieza a cambiar. También pueden formarse prominencias óseas o espolones en los bordes de los huesos de la rodilla. El movimiento puede resultar doloroso.
 
Artrosis de Rodilla Grave: El cartílago se ha desgastado por completo, provocando que los huesos rocen entre sí. Puede sentir que el dolor es más constante y severo y que su capacidad de realizar sus actividades diarias va disminuyendo.
 
¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE LA ARTROSIS DE RODILLA?

La Artrosis de Rodilla suele desarrollarse de forma lenta y empeora gradualmente con el tiempo. Puede desarrollarse en una o en las dos rodillas. Los síntomas varían de leves a severos y pueden incluir:

Dolor o sensación de roce durante el movimiento, e incluso dolor en reposo.

Rigidez después de periodos de descanso.

Pérdida de movimiento.

¿CUÁL ES LA CAUSA DE LA ARTROSIS DE RODILLA?

No hay una sola causa, sino más bien múltiples factores que pueden aumentar la probabilidad de desarrollar la enfermedad:

Edad: la mayoría de los pacientes desarrolla la enfermedad después de los 45 años.

Género: La Artrosis es más frecuente en la mujer.

Obesidad: el exceso de peso supone una mayor sobrecarga de las rodillas.

Herencia: los antecedentes familiares pueden afectar al desarrollo de la enfermedad.

Lesión: las lesiones previas en la rodilla como fracturas o lesiones deportivas, aumentan el riesgo de desarrollar artrosis de rodilla.

CONOZCA LAS OPCIONES DE TRATAMIENTO PARA LA ARTROSIS DE RODILLA

Si le han diagnosticado Artrosis de Rodilla, deberá visitar regularmente a su Médico Especialista en Rehabilitación para tratar de forma adecuada su enfermedad.

Cambios en el estilo de vida:

El ejercicio moderado puede ayudar a fortalecer los músculos y aumentar sumovilidad.

La pérdida de peso, mejora la movilidad general y alivia la sobrecarga que soporta la articulación.

La Rehabilitación, ayuda a mejorar la movilidad y disminuir el dolor.

Los Analgésicos, Antiinflamatorios y algunos medicamentos denominados Protectores del Cartílago pueden proporcionar un alivio del dolor. Los Antiinflamatorios se deben tomar durante cortos periodos de tiempo por sus efectos secundarios.

Infiltraciones de corticoides intraarticulares, proporcionan alivio a corto plazo.

Infiltraciones con Ácido Hialurónico, que reemplazan el líquido articular y pueden proporcionar alivio durante un periodo entre 3 meses y 1 año.

Tratamiento con Plasma Rico en Plaquetas (PRP), puede mejorar el dolor y la movilidad, al regenerar el cartílago articular. El tratamiento carece de efectos secundarios y los efectos son en algunos casos espectaculares. Se consigue retrasar la cirugía. El paciente se mantiene estable y progresivamente va mejorando. No sólo se alivia el dolor, sino la movilidad y la destreza al caminar o hacer actividades.

Ozonoterapia, la Artrosis de Rodilla consigue grandes mejorías gracias a la aplicación de terapias basadas en el ozono. Además, los resultados se empiezan a notar en pocas sesiones, con 3 o 4 aplicaciones el paciente ya comienza a notar pequeñas mejorías. Como tratamiento último tenemos la cirugía, la colocación de una prótesis de rodilla.

Controle el Dolor de su Artrosis de Rodilla

- Consulte con su Médico Especialista en Rehabilitación regularmente, ya que la artrosis es un proceso degenerativo crónico, y sobre las opciones de tratamiento más adecuadas para usted.

- Realice un seguimiento de sus síntomas, si nota que vuelven el dolor y la rigidez, hable con su Médico Especialista en Rehabilitación para programar su próxima cita.

En CLIMER, Clínica Médica de Rehabilitación, será atendida/o por un Médico Especialista en Rehabilitación, disponemos de todos los tratamientos descritos anteriormente, salvo la cirugía. Y los ponemos a su alcance para conseguir su curación y/o mejoría. Consúltenos.